Cómo llevar la contabilidad de una funeraria de forma efectiva

Cómo llevar la contabilidad de una funeraria
Formación

Saber cómo llevar la contabilidad de una funeraria es posiblemente uno de los elementos más importantes de la empresa, porque permite conocer la realidad económica y financiera del negocio y su evolución, con lo que podremos adelantarnos a los futuros acontecimientos o, al menos, estar preparados para afrontarlos.

Para una correcta contabilización de los gastos funerarios lo mejor es seguir una serie de estándares internacionales marcados por las Normas Internacionales de Contabilidad (NIC), con especial atención a la NIC 18, que establece cómo registrar los ingresos.

Cómo llevar la contabilidad de una funeraria

¿Te estás preguntando cómo llevar la contabilidad de una funeraria y no sabes por dónde empezar? El primer paso para contabilizar tus gastos funerarios de forma adecuada es recopilar y clasificar todos los documentos contables: facturas (tanto las emitidas como las recibidas), nóminas, tickets de gasto… Lo mejor es tener toda esa documentación digitalizada: es mucho más fácil de clasificar, no tendrás que acumular archivadores en la oficina y mejorarás el orden de tu contabilidad. Además, puedes crear una copia de seguridad para evitar posibles disgustos.

Una vez que tienes recopilados todos los documentos contables, debes incluirlos en un libro de contabilidad diferenciando entre gastos e ingresos. Aunque sería perfectamente válido utilizar una simple hoja de cálculo de Excel, lo cierto es que ahora mismo existen infinidad de programas de contabilidad, muchos de ellos con licencia gratuita, que facilitan la gestión financiera de las funerarias e incluso ayudan en la gestión del inventario.

 

Como empresa, debes estar al día en el pago de los impuestos y saber qué declaraciones tienes que presentar en Hacienda”.

 

En esta vida hay dos cosas ineludibles, la muerte y Hacienda. Esta frase atribuida a Thomas Jefferson es totalmente cierta. Como empresa, debes estar al día en el pago de los impuestos y saber qué declaraciones tienes que presentar en Hacienda. Si te notas perdido con este tema o te asusta la burocracia, lo mejor es contratar a un gestor que se encargue de tramitar tus impuestos. Dormirás más tranquilo y evitarás multas y sanciones si no cumples con los trámites tributarios.

Procura ser metódico y ordenado con la contabilidad de tu funeraria. No hay peor pesadilla que ponerse a buscar una factura concreta en una enorme pila de papeles justo antes de una inspección o encontrarse con una caja entera de documentación desordenada el día antes de que acabe el plazo para pagar los impuestos. Lo idóneo es que mantengas la contabilidad al día, de este modo podrás detectar rápidamente posibles errores, descuadres o impagos.

Te hemos dado unas pautas para empezar con la contabilización de gastos funerarios, pero conocer cómo llevar la contabilidad de una funeraria va más allá, ya que requiere familiarizarse con algunas normas que nos ayudarán a adaptar nuestra actividad a un marco estandarizado.

Solicita una demostración

Qué es la Nic 18 y por qué deberías conocerla

La NIC 18 es una Norma Internacional de Contabilidad que regula qué partidas deben considerarse Ingresos de Actividades Ordinarias. Son unos estándares creados por el IASC (International Accounting Standards Committee) y que básicamente sirven para que todas las empresas utilicen el mismo sistema a la hora de comunicar cuáles son sus ingresos. De este modo, con la NIC 18 se favorece una mayor transparencia. En Estados Unidos las entidades cotizadas en bolsa tienen la posibilidad de presentar sus estados financieros bajo el estándar nacional (US GAAP) o bajo las NIC, que también se están adoptando en la mayoría de países asiáticos y americanos.

Qué incluir en la partida de ingresos según la Nic 18

La IASC define “ingresos” como: incrementos en los beneficios económicos, producidos a lo largo del periodo contable, en forma de entradas o incrementos de valor de los activos, o bien como disminuciones de los pasivos, que dan como resultado aumentos del patrimonio y no están relacionados con las aportaciones de los propietarios de la entidad. El concepto de ingreso comprende tanto los ingresos de actividades ordinarias en sí como las ganancias. Los ingresos de actividades ordinarias propiamente dichas surgen en el curso de las actividades ordinarias de la entidad y adoptan una gran variedad de nombres, tales como ventas, comisiones, intereses, dividendos y regalías.

Lo que quiere decir la NIC 18, de forma muy resumida, es que en las partidas de ingresos de actividades ordinarias debes incluir los beneficios económicos que obtengas a través de la venta de bienes (ataúdes, urnas, nichos…), la prestación de servicios (servicio funerario, el servicio de tanatoestética, un traslado, una ceremonia…), y el uso, por parte de terceros, de activos de la entidad que produzcan intereses, regalías y dividendos.

Contabilización de gastos funerarios: buenas prácticas

1. Realizar la contabilidad con rigor y exactitud

Aprender cómo llevar la contabilidad de una funeraria nos sirve, en primer lugar, para conocer la realidad económica y financiera de nuestra empresa y su evolución. Por lo tanto, no tiene ningún sentido intentar hacerse trampas al solitario. Hay que completar los libros de contabilidad con exactitud, contabilizando rigurosamente todos los gastos que se registren y no añadiendo los beneficios hasta que se materialicen.

2. Aplicar los estándares contables

Lo más recomendable es seguir la Norma Internacional de Contabilidad (NIC), porque es la que ofrece una imagen más fiel de la situación financiera de una empresa. Cada país ha adoptado estas normas internacionales a su propia legislación. En España se trata del Plan General Contable (aprobado por el Real Decreto 1514/2007), en Estados Unidos se utiliza los US GAAP (Generally Accepted Accounting Principles) y en México, el Instituto Mexicano de Contadores Públicos es el que marca las pautas a seguir con respecto a la contabilidad y los procedimientos de auditoría.

3. Usar un sistema de 2 cuentas

Estas normas permiten cierta flexibilidad a las empresas a la hora de adaptar los cuadros de cuentas en función de sus necesidades, pero sí comparten un mismo criterio: para llevar una contabilidad correcta, las transacciones se han de registrar de forma clara y transparente según un sistema de 2 cuentas, uno de salida de bienes o servicios y uno de entrada, porque los hechos económicos no salen de la nada: si aumenta un activo, otro tiene que disminuir. Si tenemos más ataúdes en stock, quiere decir que se ha registrado un pago de los mismos.

4. Contar con asesoramiento externo

Siempre puedes optar por realizar un curso especializado que te permita dominar los conceptos contables que te hemos explicado, pero todos los expertos recomiendan a las empresas contar con asesoramiento externo o interno para gestionar la contabilidad de las empresas funerarias. No es fácil conocer cómo llevar la contabilidad de una funeraria al detalle y requiere de una dedicación casi exclusiva que aumenta en el momento de afrontar los pagos de tributos de manera trimestral, o el cierre anual del año fiscal. Por supuesto, debe tratarse de una gestora profesional y de confianza que esté especializada en estos temas.

Suscríbete a la newsletter

Recibe los contenidos en tu email

También podría interesarte

1 Comentario

  1. […] los procesos internos de tu empresa. Te aportará orden, optimizará tu gestión, te ayudará a llevar la contabilidad de forma efectiva y te ahorrará errores y mucho […]

Deja un comentario